viernes, 28 de octubre de 2011

El comic como herramienta de aprendizaje

 
Una historieta o cómic (del inglés comic) es una serie de dibujos que constituyen un relato, pueden tener o no texto, el propósito que tiene es la de transmitir información, o bien obtener una respuesta estética del lector. La narración es rápida, esto es que los acontecimientos se suceden con gran celeridad; las descripciones se hacen a través de la imagen. Por otra parte, se intenta reproducir el lenguaje coloquial que utilizan las personas, Además para que sea más entretenido, se suelen utilizar recursos humorísticos.

Para hacer un comic es preciso en primer lugar, buscar una idea o argumento, que guarde relación con lo que queramos contar, y considere aspectos tales como el ambiente y los personajes que participarán en él (quienes son los encargados de desarrollar la historia). Cuando ya hemos definido aquello, rescatamos los momentos más representativos de lo que queremos mostrar para su comprensión, éstos estarán divididos en viñetas a dibujar. En caso que el cómic posea un texto, este suele estar encerrado en lo que conocemos como globo o bocadillo que sirve para integrar en la viñeta el discurso o pensamiento de los personajes y el texto del narrador. La forma de los bocadillos depende de la intencionalidad del contenido.
 
Muchas personas pueden considerar que el comic es un seguimiento de imágenes que tienen como fin entretener al público, sin embargo puede resultar ser una herramienta bastante útil para que los profesores instruyan a sus estudiantes en diversos contenidos. En Corea se tiene bastante claridad sobre este aspecto, y de hecho se editó una serie de comic titulada: “Why? Science Comic Book” (¿Por qué? Libro de cómics de ciencias), editada por YeaRimDang, Este libro tuvo bastante éxito alrededor del mundo, batiendo un récord de 20 millones de copias vendidas durante seis años. Se trata de cincuenta libros de historietas con información científica rigurosa (pero divertidas), que han conseguido captar el interés de los niños coreanos por la Ciencia y la Tecnología. Incluso, sus creadores han decidido convertirlo en una serie animada para televisión.

Cencillo (1973) señala que el cómic entrega un estímulo que va más allá de la mera información cognoscitiva, pudiendo representar una estimulación muy fuerte de la imaginería interna del lector, puesto que cada lector construye la imagen con que vive la historia, con elementos del texto y con aportes de su propio repertorio de imágenes internas. Además, es  una movilización emocional consciente e inconsciente que pone en juego los diversos componentes de la vida afectiva: atracción, repulsión, identificación.

Jofré (1986) en su obra las "Historietas en Chile" demuestra que las historietas realizadas con plena autoconsciencia por parte de sus productores, pueden ser eficaces y positivos medios de educación. También, si se trabaja con material relacionado al cómic puede resultar aún más satisfactorio para el proceso de enseñanza-aprendizaje. Ya que así se les daría la posibilidad a los niños, además de entretenerse con las historias y dibujos expuestos, de reflexionar sobre lo que intenta transmitir el cómic, y cuáles son los valores que se pueden extraer de él.
  


Bibliografía
Cencillo, L. (1973)  Terapia, Lenguaje y Sueño: Marova, Madrid 1973.Jofré, M.A. Historietas en Chile. Editorial Séneca, Santiago de Chile.
Jofré, M.A. (1986) Historietas en Chile. Editorial Séneca, Santiago de Chile.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada