viernes, 28 de octubre de 2011

¿Qué es y cómo se hace un laboratorio escolar?




Es fundamental que el docente ponga a los alumnos y alumnas ante la necesidad de manipular, experimentar, comparar, ampliar la información, contrastarla, conversar y discutir sus puntos de vista, establecer relaciones simples, aplicar criterios, emitir y fundamentar sus ideas, argumentando con datos y evidencias válidas. Es por esto que la propuesta pedagógica se centra en la resolución de preguntas o problemas que los alumnos y alumnas tratarán de resolver. Al buscar respuesta, los niños y niñas realizarán un proceso de indagación que implicará poner en práctica todas las acciones mencionadas anteriormente (MINEDUC, 2006).

Bajo aquella lógica es esencial para el aprendizaje de las ciencias naturales el uso adecuado de un laboratorio escolar. En donde los estudiantes mediante la experimentación deban:

  • Observan - Registran
  • Comunican - Aplican Resuelven nuevos problemas
  • Hecho Situación Problema
  • Exploran Seleccionan información Interpretan - Preguntan
  • Relacionan Argumentan – Deducen

En el laboratorio escolar se define como “un sitio de la escuela adaptado y equipado para realizar investigaciones, experimentos y técnicas científicas, así como la producción de medicinas o productos químicos” Murueta (2007) y se requiere mínimo de:

     Escritorio: Donde el profesor muestra como debe ser el procedimiento.
   Mesas de trabajo: Que cuentan con distintas llaves, una de agua, de gas y cuenta con enchufes para la electricidad.
  Regadera de emergencia: Se utiliza por si llega a haber algún accidente como quemaduras a algún miembro del laboratorio.
     Extintores de emergencia: Para cualquier incendio. 
-   Bodega: Donde se guardan tanto las sustancias químicas como también los instrumentos de trabajo.


Sin embargo, muy importante ha sido el avance de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), ya que algunas actividades de laboratorio pueden ser sustituidas mediante simulaciones de computadora para lograr el aprendizaje de habilidades como la disección de organismos. Por lo que no hay excusas para no enseñar ciencias a través de la experimentación.

El que una escuela tenga en funcionamiento sus laboratorios de ciencias es, en ocasiones, un aspecto de estatus académico. En el caso del laboratorio escolar, se requiere determinar qué es un experimento escolar y qué finalidades cumplirá en el esquema del currículo de la escuela. Sin tener claro la finalidad del papel que jugará el laboratorio en los aprendizajes, se enfrenta el riesgo de una inversión que sólo contribuirá a mantener o elevar el estatus de una institución educativa, pero no en el tipo de aprendizajes de sus egresados.

Es necesario considerar al laboratorio escolar como un sitio que por sus características puede propiciar otro tipo de aprendizajes. Así como el uso de Internet está transformando las estrategias de aprendizaje de los alumnos, de la misma forma un laboratorio escolar debe ser considerado, por el docente, como un lugar para propiciar otro tipo de aprendizajes, y no únicamente como el lugar de capacitación del método científico.


Josefa Diez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada